Creer y trabajar

May 26, 2014 No Comments by

Pastor:

Hace dos años, comencé a trabajar en una empresa de Indumentaria como vendedor.

En marzo de 2013, la empresa abre su segundo local en un shopping y deciden colocarme como encargado.

A pesar de la bendición de haber ascendido, el cambio de lugar modificó el tiempo de viaje, ya que vivo en capital y ahora debía viajar  2 horas de ida y 2  de vuelta (en colectivo.)

Este ascenso me trajo muchas responsabilidades porque no teníamos todavía la cantidad de personal necesario para cubrir el horario laboral, lo que significó que Durante 2 meses pase a trabajar 12 horas diarias, con solo dos francos en esos dos meses. Estaba realmente cansado.

Además, durante ese periodo de inicio de actividad comercial se sucedieron muchos inconvenientes que yo tuve que solucionar, a pesar de no corresponderme. En ese momento, aun sin entender porqué debía hacerlo, hice todo lo que me vino a la mano.

Una de mis metas se había cumplido, ya que pasé de vendedor a encargado y el Señor me dió el sueldo que le había pedido.

No obstante, mi preocupación seguía siendo el tener que viajar tanto, pero posibilidades de movilidad no tenía.

En octubre de 2013, llega la posibilidad, a través de un familiar, de entrar en un plan de un auto 0km que había sido adjudicado y estaba para retirar. (Yo venia pagando un plan de ahorro, hacia un año y medio, pero no tenia posibilidades de sacar el auto.)

En una semana puse en venta este plan de ahorro anterior, pidiéndole a Dios venderlo más de lo que yo había pagado. Y así fue, pero aun así no tenía el dinero suficiente para retirar el 0km. Pero tenía en cuenta las palabras de mi empleadores que me habían dicho que ellos me ayudarían con mi movilidad.

Entonces me animé a pedirles lo que me habían ofrecido y me prestaron la cantidad que necesitaba, la cual devolvería en cuotas.

En medio de todo esto, yo siempre tuve en mis oraciones tener mi propio local y poder recuperar lo que el diablo alguna vez robó a mi familia ya que mis abuelos tuvieron empresas y perdieron todo, pero siempre supe que eso tuvo un propósito porque al perder todo, ellos conocieron AL TODO, (les llego la palabra y conocieron a Dios).

Comencé a tener una relación muy fluida con mi jefe (hasta pude llevarle el evangelio).

En esas charlas el me cuenta que quiere vender uno de sus locales (de otra marca) y  me pidió que le consiga un comprador y me dió 15 días para hacerlo… yo no pude conseguirle comprador…, entonces aqui viene el milagro, me  dijo que me fijara si YO tenía alguna forma de comprárselo ya que el conocía mi deseo de emprender algo propio.

Inmediatamente me puse a orar.

El fondo de comercio más mercadería valían $520.000.

A los días le dije que yo quería el local pero que no tenía dinero para comprarlo y él, al instante, me respondió: haceme una propuesta de cómo lo podrías pagar. Después de unos días le propuse pagarlo a 12 meses y el respondió que sí, al momento, con la condición de que no deje de trabajar para ellos.

Yo seguía creyendo en milagros y pasando algunas dificultades, tuvimos una discusión fuerte, en la que peligró la compra,  sin embargo al hablar todo lo que debíamos hablar, para la Gloria de DIOS, la discusión concluyó en que no solo me daría a pagar, sino que además la primer cuota sería para finales del mes de marzo de 2014, es decir, tendría 2 meses y medio de gracia.

En el mes de diciembre, me fueron entregadas las llaves de un local totalmente armado, ubicado en una de las zonas mas comerciales de cap fed, un local de 140mts2, enormeeee! y comencé a trabajar en mi propio local sin haber puesto un peso (ni siquiera para el armado).

Esto duplicó mi esfuerzo porque ahora tenía 2 trabajos y seguía viajando en colectivo. Y también duplicó el esfuerzo económico porque ahora tenía muchas mas responsabilidades y a mi nombre.

Nunca dejé de ser fiel al Señor con mis diezmos y mis ofrendas. Y contra la lógica empecé a diezmar el triple de lo que diezmaba.

En el mes de marzo de este año, finalmente me entregaron el auto y con los gastos que esto provocó llegué a pensar que no llegaría a poder diezmar lo que había decidido, pero,  para mi sorpresa hace 15 días mi empleador me pregunta cuantas cuotas me faltaban para terminar de pagarle el préstamo que me habían dado para sacar el auto, y le respondí,  las cuotas dan una suma de $11.000, y me dijo que lo considerara un regalo de su parte, y que cancelaba el préstamo del auto.

En un año, pasé de ser vendedor a ser encargado, dueño de mi propio local y a tener  un auto!!

La Palabra Profética se cumplió en mi de la A a la Z, estoy experimentando vivir por fe día a día, minuto a minuto. Y el Señor no deja de sorprenderme cada dia, ÉL es  fiel y siempre lo sera! Solo creer, y trabajar, no entiendo como se dio todo esto, siempre pensé como y por mis posibilidades iba a ser en muchos años.

La palabra que me sostuvo este tiempo fue jueces 6:12 Y el ángel del Señorr se le apareció y le dijo: El SEÑOR esta contigo varón esforzado y valiente.

Gracias pastor por el enorme privilegio de pertenecer a tu ministerio y gracias a Dios y a vos por el tremendo hombre de Dios q sos, por tu empuje, por tus fuerzas, por tu pasión y, por sobre todas las cosas, por la tremenda palabra que viene de la boca de Dios a diario y que nos compartís. ¡Juntos venceremos!

Lucas F.

Comentarios

comentarios

Como Cartas leídas, Testimonios

About the author

The author didnt add any Information to his profile yet
Comments are closed.